Especialidades Itsasoko, Txangurro relleno a la donostiarra

El txangurro relleno a la donostiarra cuya receta fue creada a principios del siglo XX por un cocinero vasco, representó una revolución en la época al utilizar el txangurro o buey de mar como ingrediente principal. La idea de preparar una nueva creación culinaria como variante de la conocida receta de la Langosta a la americana en la intocable cocina francesa de entonces, supuso una osadía a la par que genialidad al desmenuzar y gratinar el crustáceo en su propia concha.

Desde hace más de 20 años, Itsasoko ha sabido trasladar con maestría la receta tradicional de esta creación de la alta cocina vasca de principios del siglo pasado a su catálogo de productos listos para degustar. Un producto elaborado íntegramente con ingredientes naturales evitando en todo momento colorantes, conservantes y gluten.

El mar Cantábrico es, siempre que es posible y por medio de pequeños barcos pesqueros que respetan la pesca sostenible, la fuente habitual de los txangurros vivos que recibe Itsasoko en su factoría en donde se cuecen al vapor en un horno convencional para mantener todos los nutrientes del marisco. La preciada carne blanca y el coral son extraídos manualmente de las patas, pinzas y cuerpo del buey de mar para una vez triturados obtener la base principal con la que poder completar la receta final que nos llevará al afamado y sabroso Txangurro relleno a la donostiarra.

El proceso meticuloso y artesano que sigue Itsasoko para la elaboración del Txangurro relleno a la donostiarra sumado al uso de ingredientes 100% naturales nos dan como resultado un plato gourmet, muy sencillo de preparar y con un intenso sabor a marisco presentado en su propia concha, como la receta original.

La receta tradicional del Txangurro relleno a la donostiarra preparado por Itsasoko incluye la propia carne de txangurro como base principal, cebolla, tomate frito natural, nata líquida, brandy, aceite de oliva virgen extra y sal y entre las opciones que presenta Itsasoko cabe la posibilidad de escoger diferentes porcentajes de carne de txangurro, de 44%, de 37% y la opción de 20% para los que buscan un sabor menos intenso de txangurro en la receta.

Bastará con espolvorear una cucharada de pan rallado y añadir un poco de mantequilla antes de hornearlo entre 10 y 18 minutos según si está o no congelado y obtendremos un plato de alta cocina vasca de principios del siglo 20 con un sabor inmejorable. ¡Qué aproveche!